La Iglesia

Entre los barrancos Baladrar y Blanquet se levanta una suave colina, en pasados tiempos poblada de gigantescos olmos. Los moros debieron de sentir gran predilección por este lugar, pues enriquecieron su flora espontánea con variadas especies y el agua atravesaba constantemente su “almunia” para el servicio de ésta y el de los moradores cercanos. Allí entre venerados olivos, construyeron una Mezquita, dotándola de varios campos de huerta y secano para atender su culto.

Ocupado el lugar por las huestes de D. Jaime I en 1248, la Mezquita con sus propiedades pasó a la jurisdicción de la Parroquial de Albaida, hasta 1535, fecha en que al ser separada, se erigió en Rectoría de Moriscos. En 1574 se restauró la Iglesia (antes Mezquita) y colocada bajo la advocación de San Sebastián Mártir se anexionó a Aljorf.

La construcción de la cual Iglesia empezó en 1597, siendo bendecida con la advocación de la Natividad de Nuestra Señora, el dia 8 de Septiembre de 1610. Existen dos sepulturas cubiertas por el pavimento, cuyas bocas, desde su centro hasta el Altar Mayor distan respectivamente 6 y 8,5 metros.

 A finales del pasado siglo se agrietaron los dos arcos centrales siendo apuntalados con gruesas vigas de madera en forma de T invertida. Tan feo como inseguro apuntalamiento subsistió hasta 1928, en que siendo párroco D. Carlos Pont Montagut y alcalde D. Agustín Soler Guerola, con la colaboración de los vecinos, que contribuyeron con dinero y “tandes de vila”, se hizo la bóveda nueva y se cambio el tejado y el pavimento. Trascurridos pocos años, se dejó ver la ineficacia de dicha reparación, agravando la situación el ruinoso estado de la capilla de la Comunión.

El Rvdo. D. Mariano Segura Serra, recogiendo las inquietudes y anhelos de sus feligreses, inició las gestiones para una reparación eficaz, pero trasladado a otra localidad, fue su sucesor el Rvdo. D, Vicente Ferrer Guillem quien realizó la empresa, con la colaboración de la Junta Pro Templo y de todo el pueblo con su alcalde D. Manuel Lluch Espí en vanguardia. Los benisodenses ausentes estuvieron presentes con sus aportaciones, algunas muy generosas, y también los forasteros vinculados al pueblo prestaron su colaboración. Terminadas las obras en Septiembre en 1973 se aprecia en ellas solidez, bondad en los materiales y en su conjunto, modesta elegancia, habiendo logrado mayor espacio, si bien para ello fue preciso suprimir el púlpito y los altares de la Asunción de Nuestra Señora y el de la Virgen de la Saleta.

En 1754 se colocó el retablo del Altar Mayor desaparecido durante la última Guerra Civil, lo que subsanó D, Juan Revert Porta colocando provisionalmente un altar de escayola.
El cual retablo fue colocado en 1965 por disposición de Dª Asunción Lluch Vañó, manda cumplimentada puntual y fielmente por sus hijos D. Bonifacio, D. José, Dª Asunción y Dª Rosa.

En Diciembre de 1885 se estableció la Cofradía del Sagrado Corazón de Jesús, agregada a la de la parroquia de San Nicolás de Valencia, y en Enero de 1886 quedó establecida la de Nuestra Señora de la Saeta agregada a la de Santo Tomás de dicha ciudad. Otras cofradías han existido, como la de Santa Bárbara, San José, el Rosario, etc, de las que carecemos datos.

Otros lugares: El Calvario

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31